viernes, 25 de diciembre de 2015

La escultura de Atlas - Nueva York - USA






La escultura de Atlas - Nueva York - USA: Localizada en el Rockefeller Center, Atlas soporta el peso del cielo sobre sus hombros como castigo por desafiar a Zeus. Realizada en 1936 por Lee Lawrie and Rene Chambellan, destaca su estilizada figura y exagerada musculatura, típica del Art Decó

domingo, 31 de mayo de 2015

La zamacueca





Autor: Manuel Antonio Caro
Técnica: Óleo sobre tela
Colección: Presidencia de la República

Manuel Antonio Caro se destacó por la capacidad para retratar las costumbres de la sociedad urbana nacional del siglo XIX. “La zamacueca” es una pintura costumbrista de estilo académico donde se relata narrativamente una situación característica de la época

sábado, 25 de octubre de 2014

El mito de Prometeo






Prometeo lleva el fuego a la humanidad, de Heinrich Friedrich Füger (c. 1817).



En la mitología griega, Prometeo es el Titán amigo de los mortales, honrado principalmente por robar el fuego de los dioses en el tallo de una rama, darlo a los hombres para su uso y posteriormente ser castigado por Zeus por este motivo.

Como introductor del fuego e inventor del sacrificio, Prometeo es considerado el dios Titán , protector de la civilización humana.

En Atenas Prometeo tenía un altar en la Academia de Platón,1 desde donde partía una carrera de antorchas celebrada en su honor por la ciudad, en la que ganaba el primero que alcanzaba la meta con la antorcha encendida.

Prometeo era hijo de Jápeto y la oceánide Asia o de la también oceánide Clímene. Era hermano de Atlas, Epimeteo y Menecio, a los que superaba en astucia y engaños. No tenía miedo alguno a los dioses, y ridiculizó a Zeus y su poca perspicacia. Sin embargo, Esquilo afirmaba en su Prometeo encadenado que era hijo de Gea o Temis. Según una versión minoritaria, el gigante Eurimedonte violó a Hera cuando ésta era una niña y engendró a Prometeo, lo que causó la furia de Zeus.


Prometeo fue un gran benefactor de la humanidad. Urdió un primer engaño contra Zeus al realizar el sacrificio de un gran buey que dividió a continuación en dos partes: en una de ellas puso la piel, la carne y las vísceras, que ocultó en el vientre del buey y en la otra puso los huesos pero los cubrió de apetitosa grasa. Dejó entonces elegir a Zeus la parte que comerían los dioses. Zeus eligió la capa de grasa y se llenó de cólera cuando vio que en realidad había escogido los huesos. Desde entonces los hombres queman en los sacrificios los huesos para ofrecerlos a los dioses, pero la carne se la comen.

Indignado por este engaño, Zeus privó a los hombres del fuego. Prometeo decidió robarlo, así que subió al monte Olimpo y lo cogió del carro de Helios (en la mitología posterior, Apolo) o de la forja de Hefesto y lo consiguió devolver a los hombres en el tallo de una cañaheja, que arde lentamente y resulta muy apropiado para este fin. De esta forma la humanidad pudo calentarse.